Seudónimos de la muerte — Gonzalo Millán

$500

No imaginabas que un fragor
nocturno de automóvil
infringiendo las horas
de queda impunemente,
y encaminándose a tu calle,
dirigiéndose a tu casa
hasta detenerse afuera
capaz de enmudecer la ciudad
hacer atronador el silencio

Categoría: